La doctrina pejestrada

El peje de Estado mexicano, al parecer padece una "ligera" miopía que le impide ver aquello que no le conviene, que va en contra de su particular forma de pensar y aquello que va en contra de lo que sus amigos hacen, aunque esté mal. En el caso de Venezuela ha empezado a aplicar la doctrina del changuito, que no ve, no oye y no habla. Pese a que Nicolás Maduro es a todas luces un violador de los derechos humanos en su país, Andrés Manuel López Obrador no ha tocado ni con el pétalo de una rosa al dictador.

Para justificar su posición parafrasea a Benito Juárez diciendo "Entre los hombres como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz" y la pregunta que salta de inmediato es, ¿Maduro tiene derecho a aplastar los derechos políticos de los venezolanos?, ¿tiene derecho a destruir las instituciones democráticas de su país, sólo para perpetuarse en el poder?

Pero donde se me ponen los pelos de punta es cuando da a entender que él no critica lo que pasa en ese país, para que no lo critiquen a él después... ¿qué estará pensando hacer? ¡¡Vaya usted a saber!! Por lo pronto, en 30 días ha pintado en México un escenario muy parecido al que se ve en el país sudamericano con su decisión de cerrar los ductos de abastecimiento de gasolina, provocando que en las estaciones de servicio haya desabasto y largas filas de automovilistas esperando encontrar combustible. Como decían las abuelitas: Con este peje de estado y sus decisiones ¡Dios nos agarre confesados!

@Tom_Pich

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.