Raúl Espinoza Aguilera

Raúl Espinoza Aguilera

Amor y fidelidad conyugal son sinónimos de felicidad stars

El amor en el matrimonio es como una plantita que se riega todos los días. Se debe tener siempre la ilusión de querer cada día más al cónyuge con sus virtudes, pero también con sus defectos.

¿Por qué son claves la alegría y el optimismo? stars

Al iniciar un nuevo año, se impone analizar con qué bríos comenzamos este 2019. Decía el célebre poeta de Castilla, Antonio Machado, en su poema “Cantares”: “Caminante no hay camino/ se hace camino al andar”. Por ello, considero que es importante visualizar con qué garbo y señorío estamos dispuestos a recorrer esta nueva etapa de nuestra vida.

Admiro a esas personas que llegan al ocaso de sus vidas con una sonrisa y siempre animosos. Una de las constantes que les observo es que manifiestan ilusión por vivir, con salud mental y buen humor ante los achaques propios de su edad. Y, habitualmente, son quiénes a lo largo de su existencia han cultivado la alegría, el optimismo y el buen humor.

Sin duda, constituyen virtudes que dan plenitud en la conformación de la personalidad madura y hacen más amable la vida dentro de la familia; a la vez que resultan bastante formativas en los hijos porque todos los hombres y mujeres hemos nacido para ser felices.

Recuerdo que una conocida revista, incluía una sección fija de mucho éxito. Se titulaba: “La Risa, remedio infalible” y se solían publicar una selección de chistes y divertidas anécdotas. Así que numerosos lectores –cuando compraban esta revista- comentaban que se iban directamente a leer esa sección tan entretenida.

Y es que todos necesitamos de la alegría ya que es como el oxígeno vital que reanima nuestro estado de ánimo, aligera nuestras dolencias y nos hace ser más optimistas.

De la proclividad a la alegría surgen un elenco de virtudes, como son: la esperanza con sentido realista; la ilusión por el trabajo diario; la seguridad para enfrentar con serenidad los problemas cotidianos y sin dramatizar; el aprender a conocernos tal y como somos, con nuestros defectos y virtudes; el buen humor y el espíritu deportivo; y, sobre todo, la paz y estabilidad de ánimo.

Una idea que hay que tomar en cuenta es que cualquier bien puede ser fuente de alegría y es importante enseñar a los hijos a ser felices. Para ello es preciso fomentarla, promoverla, incorporarla a nuestra personalidad y de todos en la familia.

¿Cuál son las actitudes necesarias para aprender a ser felices?

  1. Saber disfrutar de las cosas sencillas y cotidianas. Todos conocemos a personas que tienen la tendencia a mirar “con lentes entusiastas y alegres” lo que de amable tiene la vida y nos enseñan el arte del buen vivir.
  2. Mostrar un sentido optimista ante las personas y los acontecimientos. Tener la capacidad de descubrir lo positivo, en mayor medida que lo negativo.
    Tanto en el trabajo como en el hogar, resultan muy constructivas las siguientes actitudes: a) Valorar el trabajo de los demás: b) Reconocer el esfuerzo y sus logros obtenidos; c) Estimular, reconociendo el trabajo o el estudio bien hechos; d) Animar a los demás para que edifiquen una imagen real y positiva de sí mismos y refuercen su autoestima, eficacia y seguridad.
  3. Sonreír es una manera de educar en positivo. Cuando se corrige a un hijo o a un subordinado de buen modo, de forma amable y constructiva, ¡cuánto ayuda a que los demás busquen superarse alegremente y con espíritu deportivo!

En conclusión, la alegría no está vinculada al tiempo ni a las circunstancias. Se puede ser joven o una persona mayor y vivir siempre alegres; se puede estar enfermo y llevar los padecimientos paciente y serenamente, o bien, tener un problema económico y no perder la esperanza de que esa situación mejorará. La alegría se abre y expande en una persona que se entrega generosamente a los demás. Tiene la característica de convertir ese gozo de su existencia, en una actitud permanente y estable y que -como consecuencia lógica- se termina siendo inmensamente feliz y haciendo felices a los demás, tanto en la familia como en el quehacer profesional y con las amistades.

@Eiar51

Al comenzar un año nuevo

Termina un año más. En esta época, a menudo escuchamos expresiones como: “Se me ha ido este año en un abrir y cerrar de ojos”; “Es increíble cómo se pasa el tiempo, ¡casi sin sentirlo”; “¡Los meses y los días se me han escapado como agua entre las manos!” “¿Qué hace que estábamos celebrando el Año Nuevo de enero pasado?”

¿Qué celebramos en la Navidad? stars

Sin duda, resulta desconcertante que desde el mes de octubre aparezcan a la venta en los comercios diversos artículos alusivos al tiempo de Navidad, como lo son:  árboles o pinos artificiales, extensiones con focos de colores, esferas, renos decorativos; muñecos de plástico blanco (que imitan la nieve); campanitas doradas con moños rojos y ramas de pino; numerosos alimentos y dulces propios de esta época decembrina y, por supuesto, la popular figura del Santa Claus… Además, innumerables anuncios animando a comprar, consumir, beber, deleitar el paladar y los demás sentidos. Se estrenan películas; se iluminan las avenidas y algunas casas con focos o se decoran con motivos navideños. Y algunas personas ya no dicen “Feliz Navidad” sino escuetamente “Felices Fiestas”.

¿Por qué hay cosas que nos hacen reir?

Hay detalles que resultan ser como disparadores de la risa. El pensador francés Henri Bergson enumera algunos de los elementos que causan hilaridad:

Transmitir historias positivas sobre México y los mexicanos stars

Hace unos días asistí a una reunión organizada por la institución “A Favor de Lo Mejor” con la finalidad de generar un movimiento que emplee la comunicación para inspirar al país y cambiar el ánimo, así como la percepción de México y los mexicanos. Se trata de crear “una nueva narrativa” para ayudar a transformar a nuestro país. A este movimiento se le ha denominado: “Por ti, México. Contemos buenas historias” (ver www.portimexico.mx)

Aprender a mirar el lado alegre de la vida stars

Me parece que todos hemos conocido a algunas personas que tienden a dramatizar los hechos, a sacarlos fuera de contexto, a sobredimensionarlos y, por tanto, fácilmente generan conflictos, fricciones y roces con los que conviven en su trabajo, en su familia...

La marihuana, ¿una droga inofensiva? stars

Ha vuelto a colocarse “bajo los reflectores” la opinión de que consumir marihuana es una droga inocua, que produce placer, bienestar y poco más, y que puede ser compatible con los estudios, el trabajo o cualquier otra actividad. Y esto lo sostienen algunos políticos, intelectuales, personas de relieve social.

¿Cómo derrotar a un gran campeón de box de Estados Unidos? stars

A menudo la virtud de la fortaleza se relaciona con la fuerza, el vigor, la robustez. Pero no todo es “fuerza bruta” o simplemente un “impulso vehemente”.

Tal es el caso del boxeador alemán, Max Schmeling (1905-2005), quien fue campeón del mundo de los pesos pesados. A lo largo de su brillante carrera venció a sus contendientes en 56 combates, de los cuales 40 fueron por nocauts.

Suscribirse a este canal RSS