Reportar comentario

Así de ordinaria como se pueda ver a la familia, es ahi el lugar para ser y hacer lo que haría Jesús en nuestro lugar. Es la familia el lugar para ser extraordinarios, para llegar a la santidad, para reflejar a Dios en la tierra. Y en definitiva los hijos son solo el reflejo de los padres. Que Dios nos ilumine para ser un ejemplo digno de repetir.
Felicidades, me encantó el artículo.
Gracias