Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

“Los proyectos del corazón del Señor subsisten de edad en edad, para liberar las vidas de sus fieles de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre" Salmo 32

Hace un par de años, pensaba en ser monja. Estuve visitando varias comunidades cuando estudiaba mi carrera en España. Una de ellas fueron las Carmelitas Descalzas de Madrid, con quienes pasé muchas horas platicando de sus santos fundadores y del Sagrado Corazón de Jesús. Incluso un día me llegaron a preguntar que apellido me gustaría tener. Así que escogí el de Sor Ana Paula del Sagrado Corazón de Jesús. Nombre que nunca usé porque nunca entré al Carmelo pero que siempre me atrajo el Amor loco de Dios por nosotros “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo Único” Jn 3, 16.

Trabajando como voluntaria con las Misioneras de la Caridad, vi que tenían una gran devoción al Sagrado Corazón de Jesús, al igual que siempre invitaban a la gente y familias a consagrarse a Él, también hacían novenas, y se celebra los viernes primeros de mes al Sagrado Corazón. Cuando un día me enteré que Madre Teresa de Calcuta que dijo: “En lo que se refiere a mí, pertenezco al Sagrado Corazón de Jesús”. En una ocasión, ella estaba en Parey –le- Monial, (santuario donde fueron las apariciones) y había tanta gente que quería verla que al final se tuvo que esconder en el Monasterio de las Visitandinas.

Años después estaba en Francia en Parey- le-Monial, me habían llevado una amiga francesa, monja, Soeur Isaac de la Comunidad de San Juan, a visitar el Monasterio de las Visitandinas donde Santa Margarita María Alacoque había tenido las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús. Estaba feliz, como niño con zapatos nuevos.

Tuvimos Misa, y al recibir la comunión escucho en francés con un acento español “Le corps de Christ”. “El cuerpo de Cristo”. Al terminar la misa, rápidamente corrí a la sacristía para ver quién era esa monjita. Era una hermana colombiana, cuyo nombre no recuerdo. Pero pronto me puse hablar con ella en mi idioma. Me contó que en el Monasterio había en ese momento 3 monjitas visitandinas mexicanas. Que hasta una de ellas Soeur Guadalupe había sido la priora ahí en algún momento de su vida Monástica.

Me quedé sorprendida, pedí hablar con ellas, y las vi en el locutorio. Me invitaron hacer un retiro dentro de clausura, -puesto que daban la oportunidad de hacerlo a chicas jóvenes y solteras que quisieran tener un mayor tiempo de oración- A lo que rápidamente respondí que SÍ pues me gusta mucho, hacer desierto. Es decir, irme unos días a rezar con mi Biblia y unos libros, sin tener más gente haciendo retiro a mi alrededor y un sacerdote dirigiendo. Por supuesto que me confieso en ese tiempo, pero es otro tipo de silencio y retiro interior.

Así que nuestro Señor, me dio el regalo de pasar 10 días dentro de este convento de clausura, y estar en los jardines y lugares donde Jesús se le había aparecido a Santa Margarita María Alacoque y profundizar en este misterio de AMOR de Dios hacia nosotros.

Y de esto te voy hablar hoy.

Encontré esta frase en la liturgia de las horas ortodoxas: “El Señor, Él mismo, nuestro Dios, Jesús Cristo, es la fuente de Vida que brota de su costado, de su corazón. Es por eso que Él nos invita a ir a Él, para que nosotros Le bebamos. Aquel que ama Lo bebe, aquel que se alimenta de la Palabra de Dios, Lo Bebe; Él le bebe, aquel que Le ama y que Le desea vivamente, Él le bebe, aquel que se quema de amor por la Sabiduría”. “Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: ``De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva” Jn 7,37-38

Pero ¿Dónde inicia la devoción al Corazón de Cristo? Empieza la tarde del Viernes Santo, en ese momento de la vida de Jesús en plena pasión cuando Juan, el discípulo amado, María, la Madre de Jesús y María Magdalena la pecadora arrepentida, contemplan a Cristo crucificado, y con sus ojos ven como un soldado, una vez que Cristo ha muerto, con una lanza le abre el costado y detrás de este costado se deja ver el Corazón del Señor. La lanzada no fue un sufrimiento más, Jesús tuvo muchos sufrimientos en su pasión, ya estaba muerto cuando el soldado le atravesó el costado. Es un signo profundo, es cómo el Padre quiere que quede para siempre Jesucristo: con su costado, con su Corazón abierto de par en par. Cristo, ya muerto, es rasgado en su Corazón que tanto ha amado, y que tanto ha sufrido. Y queda así, con el Corazón abierto para toda la eternidad. Juan contempla al nuevo Adán dormido en la Cruz, y de cuyo costado abierto brota agua y sangre, es decir brota la Iglesia, su esposa, la nueva Eva. Por eso Jesús es el nuevo Adán y nosotros, somos la nueva Eva, porque el agua significa el bautismo, por el cual entramos en la Iglesia, y la Sangre simboliza la Eucaristía, la plenitud de vida en ella.

En la escritura se hace referencia al Corazón como la interioridad de Jesús. Hablar del Corazón de Jesús desde la Sagrada Escritura, en pocas palabras, es afirmar en Jesús, Dios nos ama con un Corazón de carne. La Sagrada Escritura nos ayuda a comprender que la devoción al Corazón de Cristo no es ninguna ideología, sino una experiencia de amistad.

La palabra corazón aparece 873 veces en la Biblia, “corazones” aparece 88.

Se puede entender de dos formas la palabra corazón en la Biblia, uno es como el órgano vital por el cuál la persona vive y el otro es nuestra manera de comportarnos según lo que hay en nuestro corazón por eso es “Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios” Mt 5,8 y el primer mandamiento es “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas” Dt 6,5 Mc,12,30

Dice San Agustín que en las bodas de Caná comienza el misterio de la abundancia del Amor, culminando en el misterio de la Cruz donde en Caná el agua se convierte en vino y en la Cruz al ser traspasado Cristo, sale el agua y la sangre de su costado que representan el bautizo y la Eucaristía.

La primera persona en escuchar el latir el corazón de quien morirá por nosotros es María, nuestra madre que durante nueve meses tuvo al pequeño Jesús en su vientre, después le cuidó y le amó como una buena Madre. San José, su padre putativo también tuvo la dicha de escuchar su corazón, y de estar cerca de él. A

Quien podemos ver que también tuvo la suerte de estar cerca del corazón de Jesús fue el discípulo amado: San Juan Evangelista quien en la última cena reposa su corazón sobre el pecho de Jesús, revelándole así todos los secretos de su corazón- eso lo podemos ver muy bien debido a su Evangelio, con la proximidad y predilección con que nos habla al ver el prólogo, y el resto del Evangelio nos revela hechos que no, nos muestran los Evangelios sinópticos. Es por ello que llaman su Evangelio, el de los contemplativos y a San Juan lo representan como un águila.

San Juan además de ser el único discípulo (hombre) valiente de estar hasta el pie de la Cruz con María y otras mujeres. Podemos decir que recibió el testamento de Jesús en vida, pues Jesús antes de morir le deja a su Madre.
Pudo escuchar el grito de Amor: “Tengo Sed”. Ese grito que Madre Teresa de Calcuta escuchará siglos después para saciar esa Sed de Amor de Jesús hacia nosotros y saciándola a través de las obras de misericordia a través de los más pobres de entre los pobres.

Además de ser testigo ocular de cuando fue Jesús traspasado por una lanza y ver su corazón herido de Amor por los hombres.

De dos hechos del evangelio de San Juan la Iglesia se vale para meditar el Corazón de Jesús, de la fiesta de los tabernáculos en Juan 7, 37-38 y Jesús en la Cruz es traspasado por una lanza. Jn 19,33-34

A pesar que ha habido diferentes santos que han propagado el Amor al Sagrado Corazón de Jesús entre ellos fueron  santa Matilde de Hackeborn  santa Gertrudis de Helfta  y santa Ángela de Foligno  los testimonios más antiguos.  Pero quien tuvo las revelaciones más fuertes fue la Santa francesa Margarita María Alacoque.

Las 12 promesas que Jesús le da a la Santa son:

  1. A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
  2. Daré la paz a las familias.
  3. Las consolaré en todas sus aflicciones.
  4. Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte
  5. Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas
  6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia
  7. Las almas tibias se harán fervorosas
  8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección
  9. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
  10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos
  11. Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.

A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.

"Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor a los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en el las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo  los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición. Te he elegido como un abismo de indignidad y de ignorancia, a fin de que sea todo obra mía." Jesús a Santa Margarita María Alacoque.

Consejos prácticos para vivir este Amor:

A) Consagración al Sagrado Corazón
B) Entronización con imagen de Jesús en la Casa, se le dice como rey de la Casa
C) La comunión los viernes primeros de mes.
D) Todos los jueves que preceden el primer de mes de 10 a 11
E) Consagración de las familias, empresas.
F) Buscar el amor constante.
G) Coronillla del  Sagrado Corazón. Sagrado Corazón Jesús, en ti confío.
H)La relación con Jesús, es  una relación viva de pareja. Testimonio de Amor constante.
I) Leer el Evangelio pensado en el Sagrado Corazón de Jesús.
J) Es todo un camino de mucha pequeñez.
K) Entrar a la Escuela de María, siempre nos va enseñar cómo tratar a su hijo.
L) Pide ayuda a los Santos como San Juan evangelista, Santa Margarita María Alacoque

Debemos vivir del Amor

El antiguo rector de la basílica de Parey-Le-Monial, Monseñor Edouard Marot, me contó la relación que tienen, la Eucaristía, el Sagrado Corazón y la Misericordia.

Es una pedagogía extraordinaria que Jesús tiene con nosotros a través de los santos que se reveló santa Juliana de Mont Cornillonquien, Santa Margarita María Alacoque y Santa Fautina Kowaslka.

A santa Juliana de Mont Cornilloquien le pidió que se venerara el cuerpo y la sangre de Cristo que hay en la Iglesia Católica esta fiesta. Después vendrá Santa Margarita Alacoque que es el lazo con el cuerpo y la sangre de Jesús con su Corazón porque Jesús ha pedido esta fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo y ha pedido que la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús sea el viernes que sigue de la octava del cuerpo y la sangre de Cristo. Hay una decisión de Cristo mismo que el Sagrado Corazón de Jesús sea un lazo con la Eucaristía.

Después Jesús, ha pedido a Santa Margarita María Alacoque que las familias tienen que tener una imagen del Sagrado Corazón de Jesús para venerar o una estatua. Finalmente es para acoger en nuestras familias la presencia de Cristo, y debe ser con Jesús en las familias que tiene corazón.

Cuando decimos que alguien tiene corazón, es que tiene mucho Amor, y Jesús es nuestro creador y redentor. Los niños pueden también rezar a Cristo a través de estas imágenes, a través de un acto sacramental. Recuerdan muy bien la persona de Cristo. Podemos ver a través de esto que Jesús es un verdadero Dios y Hombre, además en la Misa podemos ver esa presencia real de Cristo a través de la Eucaristía. Jesús está vivo en la Eucaristía, y podemos decir qué en ella, Jesús late de amor por nosotros. Cada latido, late por nosotros. El lazo es muy cerca.

La tercera aparición Jesús apareció a Santa Faustina, pide algo similar. Le pide que se venere la misericordia, el domingo después de resurrección. La misericordia es urgente hoy. Especialmente en Europa, porque hemos sacado a Dios del ambiente y la sociedad. Madre Teresa de Calcuta dice que lo más grave que puede pasar al hombre es “Ser el hombre sin Dios”. Es el corazón de Jesús que va al encuentro de la miseria humana. Por eso se dice que la misericordia es la último salva vidas para los hombres. Propuesta a los hombres para salvarse. Algunos piensan que la misericordia a sacado al Sagrado Corazón de Jesús.

Pero eso, no es cierto, porque la misericordia es el corazón que va al encuentro de la miseria. La misericordia, es algo que recibimos.

Nosotros aprovechamos este amor que es más fuerte que nuestros pecados de la negación de Jesús de nuestro Dios. Jesús encontró diez leprosos, y curó a los diez, y solo uno fue agradecer. Este evento, es muy claro de entender que cosa es la misericordia y que cosa es el corazón de Jesús. La misericordia nosotros aprovechamos esta misericordia. Pero pocos van hasta el corazón de Jesús.

Jesús busca quien quiera consolar su Sagrado Corazón, dar su corazón, dar su corazón, entregarse en su corazón. Entregarse para vivir en su humildad y en su dulzura. Jesús dice a Santa Margarita: “Aquí está mi corazón que recibe tantas indiferencias, tantas ingratitudes.” EL Señor hoy todavía busca guerreros de amor para amarlo y para hacerlo amar.

Jesús quiere que le amemos como los enamorados, buscando siempre en complacer al otro.

Jesús dice a Santa Margarita Alacoque dame placer: “Devolviéndome Amor, por Amor.”

Comparto esta oración final de la liturgia de las hermanas de Belén la Asunción y San Bruno para esta Solemnidad.

Cuando la lanza a golpeado el corazón del Salvador, ha salido la sangre y agua. Virgen María, Nueva Eva, tú que estás al pie de la Cruz, inícianos en los sacramentos de la Iglesia y renueva todas las cosas en el Espíritu Santo, porque tú has visto brotar la Vida del Corazón traspasado del Nuevo Adán.

@apmorales4

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.