Primero comer que ser cristiano

Durante el proceso electoral fuimos testigos de los desencuentros que los empresarios tuvieron con Andrés Manuel López Obrador. Entre los calificativos que mutuamente se dedicaron estuvieron: "Rapaces" y "dictador". Por momentos el pleito subió de tal manera de tono, que cualquiera hubiera apostado que AMLO y los empresarios estarían confrontados "per secula seculorum", pero no fue así. Cuando se empezó a ver más claro que el político tabasqueño ganaría la elección presidencial, el tono de parte del empresariado empezó a bajar de tono, hasta llegar a la entrevista que este 4 de julio tuvieron y de donde salieron amistados y con acuerdos.

¿Qué movió a los empresarios a cambiar de postura? Lo que dicen es su compromiso con México, y no tenemos por qué poner en duda sus palabras, pero evidentemente, el fondo de esto tiene que ver con "cuidar la chuleta", la chuletota que los hombres de negocios tienen, lo cual es totalmente legítimo. Igualmente, el hoy sí el próximo "presidente legítimo", está reuniéndose con este sector no solo por cuidar el interés superior de la nación, sino por ir consolidando así el poder que en diciembre empezará a ejercer.

En conclusión, cada uno de ellos está "llevando agua a su molino". Sus principios convicciones, predicciones, juicios y prejuicios, los mandaron al rancho del tabasqqueño, pues como dice un refrán popular: "Primero comer que ser cristiano"

@Tom_Pich

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.