Lo bueno, lo malo y lo feo de la campaña presidencial

Es fácil ver lo malo de la campaña presidencial 2018. No es tan fácil ver lo bueno. Hay que examinar mucho los hechos y verlos con una buena dosis de buena voluntad y un optimismo racional a prueba de balas. Ese, sin embargo, es un ejercicio imprescindible. No podemos dar el lujo de descartar el poco o mucho bien que se ha dado en estas campañas ni terminar con la sensación de que la campaña no solo fue un ejercicio inútil, sino dañino para la sociedad.

Empecemos por lo feo. Opiniones, sobre todo en las redes sociales, con pésima ortografía y redacción. Lo que muchas veces sirve para descalificar al quién opina. Como si una persona que no tuvo acceso a la educación de alta calidad no pudiera opinar. Como si solo la elite de los letrados, los académicos, tuvieran el derecho a expresarse. Por supuesto, no es así. Todos, ignorantes e ilustrados tienen los mismos derechos políticos. Como Giovanni Guareschi hacía decir al Cristo cuando hablaba con el párroco Don Camilo: “En política, atacar al contrincante por sus errores gramaticales, es una gran porquería”. ¿Qué esperábamos de un sistema educativo que ha sido deficiente por generaciones? ¿Tiene la culpa el que no se expresa con propiedad? Otro asunto feo: La guerra de lodo y algo peor entre los candidatos presidenciales y otros miles de candidatos. Por no tener la mínima noción de lógica, por no tener ideas propias, por no saber convencer con argumentos, se “debate” (en un decir) demostrando que el contrincante es malo, confiando que así el electorado considerará bueno a quién ataca. Pero, otra vez, eso no es culpa de los contrincantes. En la conducción de asuntos públicos y privados, estamos acostumbrados a vencer con la fuerza de la autoridad y no con la fuerza de la razón.

Lo malo es muy visible. Y lo peor es que, de tan acostumbrados a verlo, ya no lo tomamos en cuenta para la elección de gobernantes. El odio que reflejan muchos en su propaganda. El insulto en lugar del argumento. Tratar de poner a la sociedad los unos contra los otros, con la confianza de que en ese rio revuelto estará su ganancia. Y nadie puede decirse ajeno. Esta ha sido una campaña que se caracteriza por poner a mexicanos contra mexicanos. Todo los que no piensan como yo, son ineptos y no merecerían existir. Y en una escalada, ahora hay políticos que piden fusilamientos, en el caso de la reforma energética. Y nadie ha reaccionado. O un periodista que, aparentemente, ha pedido el asesinato de un candidato. Odio, odio por todas partes. Pero, para ser justo, el odio no nació en 2018. El odio ya estaba ahí desde hace mucho tiempo, generaciones tal vez. Solo se ha hecho más visible, se ha cristalizado por la mayor capacidad de comunicación de las redes sociales. Pero que se ve en el modo como algunos conducen. En las relaciones en el trabajo, el “bullying” en las escuelas. El odio como atractivo en telenovelas y series. El fruto amargo de haber rechazado los valores tradicionales de nuestra sociedad y vaciar a nuestra cultura de su alma. Sí, estoy consciente de que no todos son así. Que los que odian son minoría. Pero eso no es motivo para no tener una enérgica campaña para desterrar el odio de nuestras relaciones. Campaña que debería empezar por examinar nuestras propias actitudes.

Ante todo eso, ¿qué bien podríamos encontrar? Uno muy grande. Un gran interés de la ciudadanía por el tema político. Asuntos que no se mencionaban, ahora se mencionan, se argumentan bien o mal, se sostienen puntos de vista. Algo que fue mucho menor en 2012 y, por supuesto, en todas las elecciones anteriores. Ha aumentado de modo importante el interés de la ciudadanía por los temas de política. Y esto es algo fundamental. Sin interés ciudadano, no es posible la democracia. Ese ha sido el ingrediente que faltó en nuestra transición democrática y que ahora se ha incrementado muchísimo. En cualquier caso, con cualquier resultado que tengamos de este 2018, ese interés por la conducción del Estado no debe perderse. No es un tema de tiempos electorales nada más. Si mantenemos esta actitud, este interés, la clase política no tendrá más remedio que seguir el mandato ciudadano. O declararse en franca dictadura, que solo hará más lento el cambio que deseamos todos. Interesarnos por construir un país donde la ley gobierne, donde las mayorías y las minorías sean tomadas en cuenta. Un país que no esté dominado por el odio.

@mazapereda

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.