Los ausentes del Debate: el hambre

El debate presidencial trató de muchos temas, y hubo algunos que no se trataron. Uno de ellos es el hambre. En el país tenemos 53.4 millones de pobres, de los cuales 9.4 millones están en pobreza extrema, según datos de 2016. A los candidatos no les pareció importante ofrecer soluciones para este tema. Sí, hablaron de desarrollo económico. Cada cual dieron sus propuestas, algunas estatistas, otras de corte empresarial. Pero no hablamos de lo mismo.

El hambre no es solo un tema de desarrollo económico. Nuestro país ha tenido un crecimiento de la clase media, que ahora es la clase más grande en el país, probablemente 65 a 67 millones de acuerdo con el CONEVAL (no es claro el número porque no es precisa cual es la línea de la riqueza), cuando hace algunas décadas escasamente era el 25% de la población. La esperanza de vida ha aumentado de modo notable, un indicador claro de la mejora en la salud. Pero el hambre sigue ahí. Tercamente.

Claro, no es un tema simple. El hambre es un tema de educación: en un país con los primeros lugares mundiales de obesidad, el número de pobres se mantiene. No es solo un tema de dinero: solo las remesas del exterior suman cada dos años el valor de la riqueza que Carlos Slim acumuló en más de 50 años de vida profesional. Mucho más que el presupuesto de combate a la pobreza. Y el hambre sigue ahí.

No es que no se haya hecho nada. Los desayunos escolares, los comedores comunitarios, los bancos de alimentos y multitud de obras sociales han hecho una gran tarea. Pero no ha bastado. Evidentemente, los candidatos se han basado en las encuestas de opinión. Y en estas, al parecer el hambre no es prioritaria para la población. Y el hambre sigue ahí. Sin ser de los temas más importantes. Obviamente, los candidatos no lo han tratado. Al parecer creen que, con hacer crecer la economía, en automático se resolverá el hambre. Es posible que, con los antecedentes de compra de sufragios por alimentos, la clásica compra de votos por despensas o la consabida torta y refresco, los candidatos no se quieran meter en el tema. Puede ser.

Repito, es un asunto complejo. De muy difícil solución. Yo, como la mayoría de la ciudadanía, no tengo la respuesta. No sabemos lo suficiente. Pero una cosa sí sé, y de esa estoy seguro: si no se atiende el tema, no se resolverá solo.

@mazapereda

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.